Advertisement
Recibe novedades

Escribe correo electrónico:

Delivered by FeedBurner

Recetas para diabetes

Sopa de jengibre, zanahorias y calabaza para adelgazar

sopa de jengibre

En la antigüedad el jengibre era una especia muy apreciada por sus cualidades culinarias y medicinales tanto en China como en Roma. Llegó a Europa en el siglo XIX y pasados un par de siglos era tan popular (especialmente en Inglaterra) que se servía en la mesa junto con la sal y la pimienta y se esparcía sobre la cerveza (el origen del ginger ale).

Por otro lado, si bien es posible que Enrique VIII no amara siempre a sus mujeres, siempre amó el jengibre, un gusto que heredó su hija, Elisabeth I, que a veces obsequiaba a los invitados de sus cenas de estado con un «hombre de pan de jengibre» parecido a ellos.

Inglaterra es todavía famosa por su pan de jengibre, y casi cada ciudad posee una receta propia y un molde exclusivo para confeccionar las figuras.

Además, el pan de jengibre forma parte de la celebración otoñal denominada el día de Guy Fawkes (también conocida como la noche de Guy Fawkes y la noche de las hogueras), en la que se conmemora el fracaso del complot para hacer destruir el Parlamento.

Por otra parte, la casa de pan de jengibre es una invención alemana y, en la actualidad, una tradición navideña conocida en todo el mundo.

El jengibre, además de ser un aliado de la cocina, puede ser uno de nuestra salud, ya que puede ayudarnos a adelgazar o bajar de peso debido a sus efectos termogénico. 

Quizás te interese conocer más sobre el jengibre y sus propiedades

A continuación una receta de sopa con jengibre para adelgazar.

 

Sopa de jengibre, zanahorias y calabaza

Esta ligera y sabrosa sopa va bien como primer plato para el día de Acción de Gracias, o precediendo a un plato de cordero lechal.

Ingredientes
1 cucharadita y media de semillas de cilantro
1/2 cucharadita de semillas de mostaza amarilla
2 cucharadas de aceite de colza u otro aceite vegetal
2 tazas de cebolla, cortada en dados
1 cucharada colmada de jengibre fresco cortado en dados
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 cucharadita de curry en polvo
450 g (1 libra) de zanahorias, peladas y cortadas en trozos grandes
450 g (1 libra) de calabaza bellota, pelada, despepitada y cortada en trozos grandes
1 cucharadita de cascara de lima
6 tazas de caldo vegetal de pollo
1/2 taza de nata para cocinar
1 cucharada de zumo fresco de lima
Sal y pimienta al gusto
1/2 taza de perejil fresco

Preparación

Tuesta en seco las semillas de cilantro y mostaza separadamente y déjalas enfriar. Después, mué-
lelas en un molinillo de especias hasta obtener un polvo fino.

Calienta el aceite en un horno holandés grande de fondo grueso y fríe la cebolla durante 10 minutos hasta que esté dorada. Añade el jengibre, la cúrcuma, así como las semillas tostadas y el curry en polvo y remuévelos durante un minuto. Añade las zanahorias, ta calabaza bellota y la cascara de lima, tapa y cocina durante cinco minutos, removiendo frecuentemente.

Vierte el caldo vegetal y lleva a ebullición. Reduce el calor, tapa y hierve ¿”fuego lento durante 30 minutos o hasta que las zanahorias y la calabaza se hayan ablandado. Deja enfriar la sopa un poquito.

Procésala por tandas en una batidora o un robot de cocina hasta obtener una textura suave y devuelve la sopa a la olla. Incorpora la nata y el zumo de lima, removiendo para mezclarlos bien, y adereza con sal y pimienta. Esparce el perejil por encima. Resultan 6 raciones.

 

 

 

Deja un comentario